El trabajo de buscar trabajo

Cualquiera que sea la razón, casi todos alguna vez en la vida hemos tenido que aventurarnos a buscar trabajo.

Hace poco, después de estar varios años en una empresa donde tenía un buen empleo y ascendí, me dijeron cortésmente que iban a prescindir de mis servicios. La razón era que ya no me necesitaban; nos les servía más.  Buscar trabajo sería ahora, mi nuevo trabajo.

Justo en ese momento, me había dado vacaciones de lujo, comenzaba a pagar un apartamento en un buen sector de la ciudad y compré un celular de última tecnología porque creía que mis finanzas iban bien.

Y fue cuando recibí la carta de terminación del contrato, cuando comenzó el verdadero trabajo de encajar en los estándares. Sí, me habían echado.

La peor pesadilla que tiene un adulto con responsabilidades financieras, es quedarse sin trabajo. Yo estaba haciendo parte de esa selecta lista.

Comencé pasando hojas de vida y activando mi red de contactos. Recibí ofertas de Herbalife, mutiplicar dinero con Bitcoins, ganar miles de dólares con encuestas online y una que otra oportunidad  real que nunca reventó.

Actualicé mi hoja de vida en todos los portales de búsqueda de empleo y sucumbí ante el intento de hacerme ver como una gurú en LinkedIn, mientras lidié con los egos de “expertos” que revisaban mi perfil.

Me di cuenta que las empresas buscan profesionales que se le midan a todo sin ofrecerles mucho a cambio, mas que un simple contrato por prestación de servicios.

Periodismo, explotación
Oferta para periodistas en un reconocido diario latinoamericano.

Pasé por entrevistas donde supe sortear lo que el psicólogo quería  escuchar;  escribí  las palabras más rimbombantes en mi currículo, para encontrarme con empresas que no tienen ni idea de qué es lo que en realidad necesitan.

Me vendí como la última Coca Cola del desierto. Pero nada de eso sirvió. Ese trabajo de buscar empleo se ponía cada vez más difícil.

Crónica de un desempleado desesperado

Buscar trabajo

Mis días comenzaban levantádome temprano haciendo una meticulosa selección de ofertas a las que podía aplicar; luego caía la tarde y redactaba cartas de presentación y culminaba con la redacción de un correo muy explícito, cruzando los dedos para recibir una posterior llamada.

Y mientras esperaba ansiosa alguna señal de humo (que casi nunca llegó), me di cuenta que las empresas creen que nos están haciendo un favor ofreciéndonos malos salarios y buscando a los Mc Gyver del conocimiento.

Piden saber trabajar bajo presión, manejar el estrés como nadie y tener muchas ganas de  aprender que no es más que un eufemismo de explotación.

“Encontrar un buen trabajo es más difícil que tenerlo en si”

Con el paso de los días, yo trataba de no perder la paciencia porque es la desesperación, lo que lleva a que la gente acepte trabajos mal remunerados y devalúan de paso, el ejercicio de una profesión.

Y por eso, encontrar un buen trabajo es más difícil que tenerlo en sí.

Nos venden el humo del emprendimiento

trabajar como freelance

Por más que en internet pululen los anuncios y mensajes de “emprende, no trabajes para otros” no siempre es tan fácil, se necesita mas que una frase cliché.

Muchos creen que renunciando hoy, aun con deudas encima, mañana van a volverse millonarios solo porque se dieron cuenta que trabajar en algo que no les gusta, es una mierda.

Por eso, NO siempre la primera opción para ganar dinero, es la idea de emprender. Muchas veces para emprender, se debe saber hacer algo que no enseña la academia sino el día a día. Para trabajar para uno mismo, primero hay que saber trabajar.

“Para trabajar para uno mismo, primero hay que saber trabajar”

En pocas palabras si uno quiere ser su jefe, debe haber tenido uno; y si quiere tener su propio negocio, debe saber manejarlo. ¿Cómo? pues con malicia y trabajando.

Nada mas quisiera yo que no haber tenido que salir a buscar trabajo desde que me gradué y ser mi propia jefe. Pero necesitaba tener cancha, pagar la deuda de todos mis diplomas, arriendos, servicios y eso me toca hacerlo trabajando.

Para poder llegar a ese estado maravilloso del emprendimiento, se necesita planeación, visión y autoconfianza; algo que a mí todavía me falta, para saber en qué momento puedo retirarme de la vida corporativa.

Ante todo, la dignidad

get a job

El truco, es no caer en la desesperacion y ser exigente con las ofertas, no cualquier cosa sirve porque “peor es nada”. Tampoco significa que si pagan bien,  sea una buena opción.

Entender que internet es una gran herramienta es importante, como lo es saber que trabajar no es precisamente ir a una oficina. Hay que poner en una balanza lo que se quiere obtener a cambio del salario versus los beneficios que eso representa.

Y fue mientras me reventaba con llamadas de cobranzas, ICETEX, el plan del celular y la cuota de mi carro, cuando empecé a hacer pequeños trabajos para amigos y familiares; luego surgieron algunos recomendados y así comencé a recuperar mis ingresos en el maravilloso mundo del trabajo freelance.

Hoy en día trabajar no es precisamente ir a una oficina

De repente, y sin proponérmelo, comenzaron a llamarme de varias compañías. Decidí mandar al diablo las tardes enteras redactando currículos, buscando ofertas insulsas, y perder el  tiempo (y dinero) en entrevistas.

Y me di cuenta que el mundo freelancero era entonces mi camino. la experiencia me enseñó que depender de un salario, no es la mejor opción.Y ese es el gran logro profesional que obtuve durante mi periodo de desempleo y del que pude sacar pecho en una entrevista de trabajo.

Hoy a todos esos reclutadores que me llaman, les digo: No me llamen, yo los llamo. 😛

Por eso, buscar trabajo es como el amor: Cuando llega el que es, “llega así de esa manera, que uno no se da ni cuenta. (Solo hay que tener paciencia)

¡Éxitos a todos en su búsqueda!


Cuéntenos su experiencia, ¿Ha tenido ofertas laborales indignantes?  ¿Cómo le ha ido buscando trabajo? ¿Cómo le gustaría ganarse la vida?

Déjenos sus comentarios con sus historias, queremos saber que no somos los únicos agobiados. 🙂

Y no olvide participar en nuestra Convocatoria de Historias de amor Online

—–>Si quiere leer más reflexiones de ducha, opiniones y diatribas, click aquí
—>Síganos en Facebook como Diatribando

Diatriba de: Florencia Dimitri
Diseñado por Freepik y PixaBay

14 thoughts on “El trabajo de buscar trabajo”

  1. Buena reflexión. Si, yo lo veo igual, lo de buscar un trabajo es un trabajo en si mismo y puede llegar a ser super frustrante. A mi me sirvió para darme cuenta de que no quiero trabajar para otro y que el tiempo que invierto en buscar trabajo mejor lo invierto en desarrollarme y crear mi propio empleo. Gracias por tu post!

    1. Gracias por tu comentario, Ale.
      Exactamente a eso es a lo que va el post, pues si bien no todos suelen tener disposición para ser freelance o emprendedores, hay otros que prefieren ser empleados. Pero, muchas veces las experiencias frustrantes, como el despido nos hacen ver un nuevo punto de vista profesional que quizás antes no contemplábamos.
      Gracias por tu visita!

  2. Me ha parecido un excelente post que muestra claramente lo duro que es buscar trabajo hoy en día. En 2008 me echaron de mi trabajo y me vi obligado a reciclarme por así decirlo para poder volver al mundo, algo que ha sido duro pero que finalmente ha dado sus frutos.
    Un saludo!!

    1. Hola Ana!
      Uff, yo entiendo perfectamente eso de “reciclarse”. A mí me cambió la vida desde queme despidieron, me reinventé y hasta cambié de oficio (Soy lingüista y trabajé de profesora siempre) y después de eso, me di cuenta que me gustaba más el periodismo y en eso es en lo que trabajo hoy. ¡Nunca lo hubiera descubierto si no me hubiera quedado desempleada!
      Un saludo!

  3. Que momento tan estresante es cuando debemos buscar trabajo, en especial en los países que está bastante complicado conseguirlo como en el mío. Muy buenos todos los tips que diste, vienen bien para no caer en la frustración.

    Besos!

    1. Hola Nicole!
      Claro, en ciertos países (subdesarrollados, en mayor parte) es mas difícil conseguir trabajo y es por eso que encontramos profesionales muy buenos, manejando taxis o en un puesto callejero, porque la situación es más difícil para todos.
      Ese también es mi caso; por eso es que los latinos muchas veces nos vamos a otros países donde los trabajos -gústenos o no- son mejores pagos y las posibilidades de empleo son mucho más amplias y no toca lidiar tanto con eso de buscar trabajo hasta debajo de las piedras.
      Un saludo.

  4. Es un relato que todos en algun momento de la vida nos sentimos identificados, una experiencia que no siempre es muy agradable, y como tu yo termine atrapada por el trabajo freelance hace 10 años, tanto que ya no me veo de nuevo en esos procesos, me siento muy a gusto y conforme! Gracia a ti por compartir!

  5. No se pueden decir con mejores palabras esta experiencia que alguna vez (y/o más de una) todos hemos tenido que pasar en la vida. El momento “desesperación” es inevitable y un peligro al que hay que aprender a verle las orejas para controlarlo y seguir valorando tu trabajo como se merece. Hoy en día todo está a nuestro alcance gracias a internet, aprendemos a actualizar nuestro cv, usar palabras clave, redactar las mejores cartas de presentación, pero hay que tener también buena autoestima, un buen colchón de dinero para estar tranquilo a la hora de buscar y muchas ganas de querer comerte el mundo para conseguir lo mejor; o si no lo mejor, algo que no nos haga lamentarnos al levantarnos por la mañana. Cuanto mayor es el esfuerzo, mayor es la recompensa. Querer es poder. Ánimo a todos los que hoy os encontráis en esta búsqueda. ¡Lo vais a conseguir! Un saludo. Sayuri.

  6. Me ha encantado tu articulo, es real como la vida misma. Me gusta cuando hablas de que no nos quedemos con lo primero que encontremos, porque buscando y buscando encontraremos siempre algo a nuestro gusto. Yo no he tenido mala suerte en cuanto a trabajo se refiere, porque nunca lo he perdido, pero conozco mucha gente con cv muy buenos, y sin trabajo. Gracias por tu información, un beso.

  7. Buscar trabajo puede ser una odisea, más aún a determinadas edades. Y con cargas familiares, peor aún. En estos casos no queda otra que aceptar lo que se encuentre, aunque esté por debajo de la capacidades. Y tienes razón en lo que comentas, no todo el mundo puede ni sabe emprender. Enhorabuena por tu post, muy bien expresado!Saludos

  8. Excelente reflexión. Ahora imagina. Tienes una carrera, dos posgrados, pero eres mujer, estar cerca de los 40 y tienes tres hijos……¿dificil, no?

    Nos queda más que empoderarnols, emprender y buscar nuestras propias oportunidades …

  9. Creo que es el mejor camino mirando elpanorama actual yo vivo en Lima y pasa lo mismo que quieren que hagas la chamba de tres y cobrar por uno, lo mejor es generarse sus propios ingresos con toda la experiencia ganada lo que toca es saber venderse y convencer de que por tu cuenta también puedes llevar proyectos interesantes que te permitan pagar las cuentas, me gustó tu historia y como llegó a un final feliz.

  10. Hola!! Estuve dos años en el paro y sé perfectamente de lo que hablas, hay ofertas que te piden hasta la talla de tu ropa interior para pagarte menos que nada y otras que se presentan como un chollo cuando son un verdadero timo. La verdad es que es horrible. Menos mal que al final todo se soluciona, en mi caso justo dos días después de acabarse la prestación, una suerte!! Muakss

  11. Ufff yo no busco trabajo desde el 2004 y no sé cómo sería hacerlo hoy en día. Después de disfrutar de la independencia de yo buscarme la vida no sé si pueda pasar por esta fase que se me hace cansina y desgastante, yo prefiero darme el lujo de decir “yo te llamo” y no esperar que me llamen y me ofrezcan chorradas de trabajos, como bien mencionas. Porque la gente ahora lo quiere todo por bajo precio y súper capacitado debes de estar… Son unos vivos te quieren haciendo el trabajo de 10 personas y pagarte como a media. Son unos listos y no molan nada :/

    Me ha encantado la historia guapa, muy divertida de leer y con mucha realidad entre líneas 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *